El pan integral debería ser, fruto de la utilización de una harina integral (grano con las envueltas incluidas) con un nivel de extracción del 98 %.

En la actualidad se separa, por medios automáticos, la parte blanca del grano dando como resultado harina blanca por un lado y subproducto o salvado por otro.