Escaldado de la harina


 en el cazo eléctrico o cualquier otro recipiente para ir al calor, se coloca el líquido puede ser agua o leche, también se puede utilizar una  mezcla a partes iguales de los dos ingredientes.

Añadimos la sal y la grasa correspondiente. Dejaremos hervir el conjunto hasta que la grasa se halla fundido totalmente.

Sin separar el recipiente del calor, incorporamos la harina de una sola vez, removiendo con energía hasta el total escaldado de la harina.

La masa debe quedar sin grumos de harina, formar un conjunto homogéneo que se despegue totalmente de las paredes del cazo.

Incorporación del huevo: Una vez escaldada la harina pasamos la masa a la batidora o a un recipiente donde añadir los huevos.

Si la operación de incorporar los huevos se realiza en batidora, se debe utilizar para la mezcla el utensilio pala, teniendo cuidado, de parar la máquina de vez en cuando y pasar la lengua en aquellas zonas del perol donde la pala no llega y donde puede quedarse la masa pegada sin mezclar debidamente.

La incorporación del huevo se debe llevar a cabo poco a poco no añadiremos más cantidad de huevo si lo incorporado anteriormente no se ha mezclado totalmente.

La mezcla estará en su punto cuando al elevar una porción de masa con la espátula y dejarla caer sobre la propia masa, forme una cortina no excesivamente fluida.

Escudillado de las piezas


Pasaremos la masa a la manga pastelera, no es conveniente llenarla excesivamente. Sobre latas ligeramente engrasadas formamos piezas del tamaño deseado, cuidando la separación de las mismas, evitando que queden muy juntas y puedan unirse unas a otras durante la cocción. Ni tan separadas una de otras que se quemen.

Una vez escudillada toda la masa, es necesario cocerlas pues el reposo en pieza sin cocer no favorece al producto.

Horneado o fritura de las piezas


el horneado se  lleva a cabo a temperatura elevada sobre 220º C y con el tiro abierto con el fin de facilitar la salida de la humedad de la cámara de cocción un exceso de humedad puede impedir el desarrollo de las piezas.

Desarrollo de la masa durante el horneado


debido al calor del horno, la humedad de la masa y la grasa van a liberar vapor, que quedara encerrado en el interior de la pieza, facilitando la subida de la masa produciendo unos huecos de gran tamaño

La coagulación de la masa en los primeros minutos de cocción por el efecto del calor, va a permitir que ese gas producido por el efecto mencionado anteriormente quede alojado dentro de la pieza proporcionando  desarrollo y volumen a las mismas.

La fritura en el caso de los buñuelos o churros, se realiza entre 180 o 190º C. Es importante que la masa tanga la textura adecuada una masa dura produce piezas con poco desarrollo y una masa blanda produce piezas con poca consistencia y muy aceitadas.


0
0
0
s2sdefault

Colaboradores del CETECE

Azucarera
View
Biomérieux
View
Harinera Emilio...
View
Ferneto
View
Lesaffre
View
Jose Mª Montoya...
View
Comercial Payá
View
Semcal
View
Servitoner
View
Sveba dahlen
View

075 foodforlife

vitartis127 40

075 centrocolaborador

075 otri

075 cit

ISO9001RegUKAS 4cm real